Inicio | Localización | Historia | Escudo | ¿Qué visitar? | Fiestas | Varios | Enlaces | Agradecimientos | Libro de Visita


FIESTAS DE MOROS Y CRISTIANOS 04

Otro año más hemos estado en las Fiestas de Quéntar, y estas han sido geniales,(como siempre), con sus moros y cristianos, tiros, pólvora....

San Sebastián saliendo de la Hermita

San Sebastián en la procesiónSan Sebastián en la procesión

A las nueve San Sebastián salió de la ermita envuelto en el humo de las bengalas, y entre gritos de Viva San Sebastián, tomó el camino de la era.

Una de las ruedas pirotécnicas

En la era del Castillo (o de San Sebastián) se quemaron las tradicionales ruedas pirotécnicas. Estas son ruedas con pequeñas cargas pirotécnicas que a medida que van ardiendo hacen girar la rueda, terminando por explotar esas pequeñas cargas. No son peligrosas aunque hay que ir tapado con algo porque las chispas te pueden quemar la ropa (lo digo por experiencia).

Encierro en el pletín

 

Llegados a la Iglesia de la Encarnación, se le ofrecieron a San Sebastián otra tanda de ruedas pirotécnicas. Una vez finalizadas estas, se procedió al encierro del Santo en la Iglesia por parte de los mayordomos.

Tradicionalmente se coloca a San Sebastián a la derecha del altar mayor, presidiendo las misas que se celebrarán durante las fiestas. Estas misas son las del Sábado y la del Domingo (o de los cabos).

El altar mayor presidido por San Sebastián

El sábado por la mañana, después de la misa se procesiona por segunda y última ver (en las fiestas) a San Sebastián. Ésta es la procesión más multitudinaria de todo el año (en Quéntar por supuesto).

San Sebastián en los cantones

Como no puede ser de otra manera, los moros acechan en cualquier rincón con el único propósito de raptar al Santo Patrón, pero como todos los años hasta que no lleguen a la Era no lo van a conseguir, (no aprenden).

Los moros en los cantones

Toda la procesión es escoltada por trabuqueros de ambos bandos, que "endulzan" el paso con sus sonoros trabucos. Los cinco primeros trabucazos te molestan, después te inmunizas.

Los trabuqueros dispuestos a disparar sus armas en la plaza

Aquí tenemos a dos de los culpables, uno de cada bando, Carlos (izquierda) del bando moro y Pepe (derecha) bando cristiano, disfrutando y sonriendo seguro que están pensando en ponernos tibios a tiros y humo. La verdad es que esta gente es de otra pasta, o al menos sus oídos, sino no se explica que soporten dos días de tiros y se queden tan panchos. El resto de "tiraores" que no se enfaden, pero ellos son los únicos que posan para hacerles las fotos, cuando me pongo ha hacerle una foto a un trabuquero sale por patas.

Er CarlosEr Pepe

Las insignias de este año las tenemos aquí presentes, (ojo con lo que se dice que dos son primas mías y la tercera como si lo fuera), de izquierda a derecha: Cención (la bandera), Toñi (Pincho) e Inés (Alabarda).

Las insignias 2004 Cención (bandera) Toñi (Pincho) Inés (alabarda)

La función empieza con el revoloteo de la bandera, escoltada por las fuerzas cristianas, porque los moros están cerca y nunca se sabe.

Cenci revolotea la bandera

Y como no, llegan los moros. Se lo pueden decir más alto, pero no más claro: Iros, nos dejáis el castillo, el pueblo y el Santo.

Los moros ante los cristianos

Como los cristianos se niegan, (sobre todo porque se terminaría la función), pues se lían a tiros.

La lucha por la era

La lucha siempre es encarnizada, pero en algunos momentos más, (yo creo que disfrutan más que nosotros, habrá que preguntarlo).

La bandera es mía y no te la doyCójeme si puedesLos reyes por los suelos, la monarquía ya no es lo que era

Una vez ganadas las insignias son los moros a los que les toca revolotear la bandera, los cristianos están al acecho, mientras que el Rey y el General cristiano han sido hechos prisioneros, eso no es problema para que ocurran cosas como ésta.

Los moros revolotean la bandera con algún problemilla

Como no puede ser de otra manera, una vez ganada la era, la bandera, el pueblo y el Santo Patrón, toman posesión del castillo.

Los moros y su castillo

Una vez terminado el acto, las fuerzas cristianas y moras pasean por el pueblo para dejar a cada uno de los componentes de la representación en su casa, aquí tenemos a las fuerzas cristianas (con unos morillos infiltrados) paseando por un pueblo que ya no es suyo. Los moros tardaron en pasar, seguro que estaban celebrando la toma del castillo en alguno de sus salones.

Las fuerzas cristianas despojadas de sus insignias

 

Ya el domingo por la mañana empieza el segundo acto de la función de moros y cristianos, es el ya conocido paseíllo de los lanceros, está protagonizado por los lanceros de cada bando teniendo un dialogo en el que el lancero moro se "pasa de bando" y se convierte en regular. Al grito de "yo no soy moro soy español" sus compañeros de armas le dedican un sonoro BRIBÓN.

BRIBÓN

Una vez terminado el paseíllo de los lanceros, se da paso a los chascarrillos populares, rimas de forma satírica en las que se critican los acontecimientos más relevantes ocurridos en el pueblo durante el año.

 

Ya por la tarde se da comienzo al tercer y último acto de la función de moros y cristianos. En este acto, las fuerzas cristianas intentarán retomar el control de la era no sin el permiso de los moros.

 

Una vez llegados todos a la era y después de unas cuantas escaramuzas, el Rey y general cristiano se escapan del castillo y se unen a las fuerzas cristianas. Es en este momento cuando el Rey manda al embajador a que inste a los moros a abandonar el castillo y el pueblo entregando todas las insignias y el Santo Patrón.

 

El embajador le pide a los moros que se vayan

Como obtiene un no por respuesta, se acerca el general cristiano (que pasaba por allí) y los insta a que se vayan. Antes de que ocurra esto hay una de las escenas que a mí me gustan más, que es el rezo de la salve. El general cristiano se encomienda a la Virgen antes de ir a enfrentarse a los moros.

El general reza la salveOs invito a iros.

Los moros aceptan largarse siempre y cuando les paguen cien libras de oro fino, a los que los cristianos acceden (como se nota donde hay billetes) y mandan para hacer el pago a unos misioneros. Los misioneros son una nota de humor. Cada año se inventan un titulillo con el que hacernos reír, este año han sido un dialogo apuntillado con comentarios por el segundo cura. Muy gracioso.

Somos padres misioneros, somos padres camioneros

Como los misioneros no son del agrado de los moros se lía la de Dios es Cristo, como es habitual, las insignias son tomadas por la fuerza, una fuerza muy especial y graciosa.

 

La batalla por las insignias

 

Una vez terminadas todas las escaramuzas hay una escena también muy bonita en la que el general moro mantiene, en primer momento un monologo y finalmente un diálogo con el general cristiano, han pasado muchos por este papel pero creo (a mi juicio) que Jesús (Valeriano) lo borda imprimiéndole mucha fuerza.

A todos os reto

Una vez terminado todo, con las insignias, el Santo, el Pueblo y el castillo en manos de los cristianos, los moros se rinden y deciden bautizarse para hacerse cristianos, los cristianos preparan la pila bautismal con agua y sorpresa, (especias amarillas, pólvora,.... lo que se tenga más a mano).

Echandole el crecepelo

Una vez terminada la función, la bandera es revoloteada por los cristianos, terminando como amigos y habiéndonos dejado con ganas de que pase rápido el año para que vuelvan a empezar otra vez.

Todos los amigüitos